Hoy voy a hablaros de un complemento que pienso que es indispensable hoy en día en el equipo fotográfico de un fotógrafo de bodas y son unas transmisores inalámbricos para disparar el flash fuera de la cámara.

Concretamente los que yo utilizo son los de la marca china Yongnuo, exactamente el modelo YN 622 y deciros que estoy contentísimo con el resultado que estoy obteniendo con ellos. La verdad que la primera razón que me decante por esta marca fue el precio, si comparamos con otras marcas con más renombre como pueden ser Phottix, Captus… no hay color, su precio es insultantemente bajo, creo que los míos me costaron unos 60 euros sin i.v.a. en tienda física en España en comparación con los 350 euros que me pedían por otras marcas.animation_speed=”0.1″ class=”” id=””] [/imag Al principio me dije que de momento los probaría y que en cuanto me viera en la necesidad de coger unos mejores ya pasaría a una marca superior y estos los tendría de reserva pero cual e mis sorpresa que no solo es que funcionen bien, es que son facilísimos de utilizar por lo menos en las Canon, únicamente tengo que encenderos y desde el menú de la cámara tengo total control sobre todos los parámetros del flash.

Y es más, si no te quieres complicar mucho con el modo manual porque en una boda hay ocasiones en que no hay tiempo disponen de modo TTL y funciona a las mil maravillas. Por el momento no tengo que poner ningún punto negativo a estos magníficos disparadores más que alguna vez que no ha sincronizado bien y que se ha solucionado volviéndolo a encender y que no soporta todos los modelos de flash del mercado pero sobre todo los antiguos y al carecer de puerto USB no hay posibilidad de actualizarles el software pero muy pocos modelos más caros disponen de este puerto USB y son compatibles con todos los flashes.

Así que si queréis unos disparadores buenos, bonitos y baratos no os lo penséis mucho.